Image courtesy the artist


“Mesoparasitio” 

July 21st through September 25th, 2011

Mesoparasitio <13 ° 41’ 33”N 89°14’30”W> is part of a series of o nsite installations that invade the exhibit space with multiple elements adhered to the walls. The title combines two words: mesoparasite and site. The first word refers to the type of parasite that lives partially embedded in its host or in between two spaces. The second one makes reference to the action of surrounding or beseeching.The title also points out to the general coordinates for the Museum of Art of El Salvador as the exhibiting space, simultaneously functioning as the host to these camouflaged elements.

The art installation consists of hundreds of polystyrene sculptures and an audio composition. The sculptures make reference to outbreaks or rashes of different sizes and forms; some hybrid and unsual and others more familiar. The audio is composed of environmental and digital sound recordings - its origin oscillates between abstraction and representative sounds such as shots, helicopters, etc., that have been altered to create a contemplative space, along with the sculptures. The piece, thus, moves in between the interior and exterior, the unusual and the familiar, the visible and the invisible.

This art piece exa mines different situations and elements that appear to be harmless but are actually not; empowered-subordinate relationships, as well as latent motion systems that go unnoticed, and that gradually transform a whole entity. To a certain extent, the walls turn into the infection or contamination sites, where the concept of the noxious and besieged agents becomes abstracted and questioned. The sculptures have been arranged and grouped in a way that they reflect the current global conflict patterns; it suggests a continual state of transition, malleability and constant movement, echoing our contemporary condition.

Patricia Villalobos Echeverria

 

 

 

“Mesoparasitio”

21 de julio al 25 de septiembre de 2011

Mesoparasitio <13°41'33"N 89°14'30"W> forma parte de una serie de instala ciones in-situ que invaden el espacio de exhibición con múltiples elementos adheridos a sus paredes. El título combina dos palabras: mesoparásito y sitio. La primera se refiere al tipo de parásito que vive parcialmente incrustado en su huésped, o entre dos espacios, y la segunda alude a la acción de sitiar o asediar. El título apunta a las coordenadas generales del Museo de Arte de El Salvador como espacio expositivo y que sirve de huésped a estos elementos camuflados.

La instalación consiste de cientos de esculturas en poliestireno y una composición de audio. Las esculturas hacen referencia a brotes o erupciones de diversos tamaños y formas, algunas híbridas o ajenas y otras más familiares. El audio es ambiental y compuesto por grabaciones y sonidos digitales, cuyo origen oscila entre la abstracción y sonidos representativos de tiros, helicópteros, etc., que han sido alterados para crear, junto con las esculturas, un espacio de contemplación. La obra continuamente juega entre lo interior y lo exterior, lo ajeno y lo familiar, y lo palpable y lo invisible

La instalación examina situaciones o elementos aparentemente inofensivos pero simultáneamente dañinos, relaciones de poder y dependencia y sistemas de movimiento latente que pasan desapercibid os y gradualmente transforman toda una entidad. De cierta manera las paredes se convierten en metáforas de sitios de infección o contaminación donde se cuestiona cuál es el agente nocivo y cuál es el asediado. Las esculturas han sido colocadas y agrupadas con cierta referencia a patrones de conflictos globales actuales. La obra sugiere un continuo estado de transición, de maleabilidad y de movimiento constante, que refleja nuestra condición contemporánea.  

Patricia Villalobos 

Patricia Villalobos Echeverría: nació en Tennessee de padres salvadoreños y creció en Managua, Nicaragua, recibió su maestría de la Universidad de West Virginia (1990) y su licenciatura de la Universidad de Luisiana (1988). Recientes exhibiciones individuales incluyen Outbreak en el Pittsburgh Center for the Arts, Pittsburgh (2010); Aguasmalas (Blackwaters) en MediaNoche, Nueva York (2008); Aflujo-Afflux en Artist Image Resource, Pittsburgh y Laura Mesaros Gallery, Morgantown, West Virginia, (2006); Alamar (Asea) en PROYECTO’ACE, Buenos Aires (2006) y Hoverings en Artist Image Resource, Pittsburgh.

Su obra ha sido incluida en varias exhibiciones, entre las cuales se mencionan la VII Bienal de Artes Visuales del Istmo Centroamericano en Managua (2010); I Trienal Internacional del Caribe (2010); IV Bienal de Splitgraphic, Split, Croacia, (2009); Gestures 13 en el museo Mattress Factory, Pittsburgh (2009); Transfer Lounge en Forja Arte Contemporáneo, Valencia y en la galería SPACE, Pittsburgh (2009); Estrago Ecológico en la Universidad Centro Americana –UCA- Managua (2009); Imprint 2008: Trienal Internacional de Artes Gráficas, Varsovia; y la 3ra Bienal Internacional del Libro del Artista, Alejandría, Egipto (2008).

La práctica híbrida de grabado, fotografía, video, múltiples e instalaciones que es de sarrollada por la artista explora formas reproducibles de representación que alteran nuestras nociones de singularidad. Sus instalaciones juegan con la tensión entre la tridimensionalidad de la escultura y la arquitectura, así como exploran la naturaleza efímera del video y sonido. Sus obras examinan relaciones de poder y dependencia a través de esculturas que invaden el espacio arquitectónico así como en videos que posicionan al cuerpo dentro de un contexto político y transnacional. De esta manera, su obra cuestiona nuestro sentido de estabilidad y como el tiempo pudiese parecer suspendido al entrar y salir de espacios en estado de fluctuación – algunos geográficos, otros virtuales, apuntando a un estado concurrente de disolución (disociación) e híper-encarnación.